martes, 3 de octubre de 2017

domingo, 17 de septiembre de 2017

miércoles, 6 de septiembre de 2017

martes, 8 de agosto de 2017

¿Qué pasa en nuestro vehículo si usamos el combustible equivocado?


Aunque suene extraño, equivocarse de tipo de combustible al rellenar el tanque (repostar) es uno de los errores más frecuentes: Tienes más de un vehículo en casa, es un auto prestado, estabas apurado, etc. Razones puede haber muchas pero, ¿Qué le pasa a tu vehículo en estos casos?. Las consecuencias pueden variar dependiendo de cada caso, gasolina a diesel, diesel a gasolina o de qué tan antiguo es tu auto.
Si te has equivocado al repostar, no arranques
Si te has equivocado al repostar carburante, y aún no has encendido el motor, no lo hagas. Al arrancar, el combustible contaminado se distribuirá por el sistema incrementando los riesgos de dañar el motor. Lo mejor es llevar el vehículo rápido al taller con una grúa, para el vaciado del depósito. 

Diesel a Gasolina
Si al repostar has echado poca cantidad de diésel en el depósito, no debería pasar nada grave: el coche circulará de forma normal, aunque verás que el tubo de escape emite un humo blanco nada habitual. Si repostaste una cantidad considerable, más de un cuarto de depósito por ejemplo, lo normal es que el coche arranque y se pare al instante. Al arrancarlo, el diesel habrá recorrido varios lugares y será necesario vaciar el depósito de combustible, tubos e inyectores. Si tu coche es antiguo y cuenta con carburador, podría haberse dañado y será necesario limpiarlo de cualquier resto de combustible. Si el diesel ha llegado al catalizador, algunos de sus componentes también podrían haberse dañado. Además se recomienda cambiar el filtro de bencina y bujías por precaución.

Gasolina a Diesel
Los motores de diésel modernos trabajan con sistemas de inyección de alta presión que resultan muy afectados cuando existe un error de tipo de carga con gasolina, se pierde lubricación (distribución del aceite) y detonación, además de que se dañan los sistemas de anticontaminación. Es común que aparezcan ruidos que generan que el motor se detenga, para no ampliar los inconvenientes, se debe apagar el motor enseguida.
Si la cantidad de gasolina en el depósito no es muy grande, el coche arrancará, pero serán perceptibles ruidos extraños al circular hasta que finalmente se pare.
El procedimiento que tendrá que seguir tu taller pasa por vaciar y limpiar el depósito y todos los componentes por los que haya circulado la gasolina, como la bomba de inyección, los inyectores y el fitro de gasoil.
Aunque limpiemos y vaciemos la bomba de inyección, este tipo de errores acortan su vida útil, por lo que si has echado gasolina en tu coche diesel, es recomendable que sustituyas la bomba de inyección por una nueva.

               http://bit.ly/OvPDTd

viernes, 30 de junio de 2017

Tips para mantener tus neumáticos


Mantener tus neumáticos en buen estado es importante para tu seguridad y también para tu bolsillo, el correcto cuidado retrasa el desgaste evitando cambiarlos antes de tiempo y puede contribuir al ahorro de combustible. Revisa a continuación algunos tips:

- Presión: Un efectivo sistema es revisar la presión de tus neumáticos cada dos semanas. Al principio puede parecer exagerado y molesto, pero es mucho más sencillo de lo que parece. Los problemas más comunes son el subinflado, que provoca un desgaste mayor en la zona lateral. Pero tampoco hay que inflar de más, pues si esto sucede el desgaste será mayor por la zona central, todos los coches indican la presión que sus ruedas necesitan en el vano de sus puertas o en la parte trasera de la tapa del combustible o también puedes recurrir al manual del auto. Tener los neumáticos con la presión adecuada ayuda mucho al ahorro de gasolina

- Cuidado con la vereda: Algunos conductores usan el sistema de topar con la vereda a la hora de estacionarse, pero esta práctica puede desgarrar el costado. Esta zona, más conocida por ser donde se encuentran los números que sirven para la lectura del neumático, es la más afectada con la realización de estas prácticas. En caso de aparecer un pequeño desgarre o bultos es importante sustituirlo lo antes posible, pues la integridad estructural del neumático está afectada. Lo mismo ocurre cuando subimos bordes de vereda. Lo recomendable es evitar subirlos, pero si nos vemos obligados a ello, que sea a la menor velocidad posible para que el impacto sea suave y no afecte tanto al neumático.

- Conducción agresiva: Dar acelerones, frenados bruscos y tomar curvas a gran velocidad provoca un desgaste mucho más rápido. Ser prudente permitirá a tus neumáticos tener una vida más larga y de mayor calidad. En el caso de tener un vehículo de mayor potencia, los neumáticos serán mas propensos a un desgaste prematuro. Evita pasar los reductores de velocidad y los topes muy rápido, sabemos que no siempre están bien señalizados pero procura hacerlo con medida y así evitar daños.

- Rotación de neumáticos: Rotar los neumáticos es modificar la posición de las ruedas del auto. Tenemos que tener en cuenta que los neumáticos se desgastan siguiendo un patrón que deriva del nivel del inflado, del estado de los amortiguadores, etc… Esta práctica poco extendida ayuda a evitar ese desgaste desigual. Por ello, es recomendable rotar las ruedas cada 10 o 15.000 km, pero todo depende del uso y desgaste que hagas del vehículo. Tenemos que tener en cuenta que la rotación es diferente dependiendo de las ruedas motrices del vehículo y si el auto tiene neumáticos direccionales.

- Alineación y balanceo: Cuando empiezas a notar que la dirección comienza a vibrar a cierta velocidad de forma notable, no debes ignorarlo pues es posible que el balanceo de alguno de tus neumáticos esté incorrecto, o peor aún que la alineación se haya modificado, estos desperfectos se producen especialmente por el mal estado de las carreteras. La alineación es necesaria para que el auto ruede correctamente, se sabe que la alineación es incorrecta cuando el vehículo se va hacia un lado con el volante recto. Las vibraciones o suspensiones también pueden derivar de un problema de alineación. Revisar el balanceo y la alineación puede evitar averías y gastos mayores.

Recuerda que en Sancar tenemos el mejor servicio esperándote!

Fuente: http://bit.ly/2tr5qe7

miércoles, 31 de mayo de 2017

Mantenimiento del tablero


Mantener el tablero en buen estado es fundamental a la hora de cuidar nuestro vehículo, no solo para alargar la vida del mismo, sino porque este instrumento nos permite visualizar y llevar un oportuno control de los indicadores de funcionamiento del automóvil, nos advierte si existe alguna avería o anomalía con nuestro motor o si nos hemos quedado sin gasolina, regula la temperatura al interior del carro y, además, constituye gran parte del atractivo al interior de un vehículo.

A continuación te brindamos algunas recomendaciones a la hora de limpiarlo:

1. Deshazte del polvo. Lo primero es limpiar la superficie del tablero con una esponja o gamuza ligeramente húmeda para eliminar el polvo acumulado. Si no lo limpias con cierta regularidad, la humedad y la suciedad podrían generar manchas en la superficie que, con el tiempo, se vuelven difíciles de eliminar.

2. Realiza una limpieza profunda. Si encuentras la superficie ligeramente pegajosa, usa un poco de agua tibia con jabón. Puedes apoyarte con un cepillo pequeño para tallar las manchas. Retira las manchas nuevamente con el paño húmedo. No uses detergentes fuertes, ni cloro ni otro tipo de productos como solventes, ya que podrían cambiar el tono del tablero, erosionar la superficie y ocasionar manchas imposibles de quitar.

3. Cuida todos los detalles de tu tablero. Empapa un hisopo con agua y úsalo para llegar a los espacios estrechos de difícil acceso, como por ejemplo, las rejillas del aire. Puedes usar un cepillo de dientes para hacer hincapié en áreas más sucias o en lugares donde sea difícil limpiar con el paño o el hisopo.

4. Usa la cantidad justa y necesaria de agua. Cuida de no usar mucha agua para eliminar el polvo ya que ésta podría humedecer partes sensibles del tablero como los cristales de los indicadores de control y ocasionar posteriores empañamientos, también podrían dañarse otros botones del estéreo o funciones eléctricas dentro del tablero.

5. Usa líquidos apropiados para cuidar la superficie. Una vez eliminado cualquier residuo, aplica un líquido limpiador con protección para los rayos solares. Puedes adquirirlo en una tienda especializada de autos. Se recomienda que lo rocíes directamente sobre el tablero o consola y no en el paño, ya que éste absorberá parte de sus agentes protectores y de limpieza.

6. Protege tu tablero del sol. El líquido limpiador especializado para este fin es vital, pues el filtro UV ayuda a prevenir el envejecimiento temprano del material por efecto de los rayos solares, además le dará una doble protección y humectación al tablero, sea éste de cualquier tipo de material.

7. Acabado perfecto. Luego de haber limpiado con el líquido, repasa toda la zona con el paño y frota vigorosamente para darle un efecto brillante. Existen algunos productos en el mercado que aumentan el brillo de las superficies, sin embargo, se recomienda no usar gran cantidad en la superficie del tablero, ya que al reflejarse la luz se puede obstaculizar la visión a través del parabrisas.

8. Toma precauciones. No utilices ningún producto “autobrillante” o que contenga aceites en el volante, ya que lo vuelven resbaloso y puedes llegar a perder el control de tu vehículo. Limpia esta parte sólo con un paño húmedo y después, sécalo perfectamente.


Fuente: http://bit.ly/1oytaU8

sábado, 29 de abril de 2017

Tips para cuidar el parabrisas de tu vehículo



  • Limpie su Parabrisas regularmente, residuos como polvo, insectos y partículas pueden causar rayaduras.
  • Use limpiavidrios, evite utilizar productos no indicados para usar sobre vidrio y que podrían dañarlo.
  • Detener la propagación de una grieta o rotura a tiempo puede salvar el Parabrisas y tu bolsillo. Para esto existen Kits de reparación de parabrisas que contienen las mismas resinas que se utilizan en los talleres de reparación.
  • Minimice las vibraciones fuertes o golpes como tirar las puertas y conduzca despacio en los caminos de ripio o llenos de baches.
  • Busque estacionar siempre bajo la sombra, los efectos del sol pueden deteriorar lentamente la resistencia del parabrisas, haciéndolo más frágil a quebraduras.
  • No haga cambios en la temperatura interna del vehículo como cambiar de aire acondicionado a calor, los cambios abruptos hacen que el vidrio no tenga el tiempo indicado para su dilatación y se quiebre repentinamente.
  • Considere aplicar protectores de vidrio, estos alargan su vida útil y evitan que pierda sus características de resistencia. Una película evitará que el vidrio se fragmente cuando se rompe.
  • Evite conducir detrás de camiones o buses que tengan doble llanta en la parte trasera, en ocasiones una piedra alojada entre las dos llantas sale disparada hacia atrás impactando el vidrio del vehículo que viene detrás.
¿Qué hacer si se rompe el parabrisas?

La construcción de los cristales de los parabrisas está hecha para que ante el impacto este se agriete formando pequeños fragmentos y que no salgan disparados hacia el interior, lo que protege a los ocupantes de daños pero ocasionando que el vidrio se vuelva opaco, perdiendo la visibilidad.

Aunque el primer impulso sea el de frenar en seco, se ha de evitar. Esto podría causar algún accidente por alcance. Lo primero que se ha de hacer es levantar el pie del acelerador, de manera que el coche pierda velocidad y accionar las luces de emergencia para avisar a los coches que llegan por detrás que está ocurriendo algo.

Se ha mantener el volante firme, evitando que se desvíe y si podemos recordar el trazado inmediato de la carretera, hay que adecuar la trayectoria a ese trazado si es posible. El paso siguiente es terminar de romper el parabrisas con un fuerte golpe seco. Hay que intentar hacerlo de manera rápida para recuperar cuanto antes la visibilidad. El cristal cederá con facilidad, ya que está cuarteado y se podrá romper sin demasiado esfuerzo.

Con la visibilidad recuperada, hay que buscar un lugar donde poder detener completamente el vehículo y hacerlo. Obviamente, esto se puede hacer en determinadas condiciones, como una carretera recta, en la que se pueda tener un margen de tiempo para reaccionar. En el caso de que el siniestro se produzca en una carretera con curvas, no se puede esperar tanto.

Hay que detener el coche para evitar una salida de la calzada y señalizar inmediatamente. En estas carreteras se circula a velocidades menores y es fácil que el coche que va detrás pueda detenerse a tiempo si se señaliza con las luces de emergencia. De todas maneras, el sentido común y la precaución son siempre los mejores acompañantes en nuestros viajes.

Para evitar sufrir este peligroso percance hay que recordar dejar una distancia de seguridad con el vehículo precedente para evitar que golpee el parabrisas cualquier piedra o gravilla impulsada por las ruedas. Es importante como ya se ha mencionado, reparar cualquier grieta que pueda tener el vidrio cuanto antes.

Si el parabrisas se congela, es mejor no quitar el hielo con agua caliente, ya que el cristal se podría romper con el cambio brusco de temperatura. Esto vale también si en el exterior hay temperaturas extremas, tanto si es frío como si es calor, porque si se dirige hacia el cristal el aire acondicionado o la calefacción, puede suceder lo mismo.

Fuentes: http://bit.ly/2oKXP8K 
               http://bit.ly/Wxm8nl